Lo heróico de un huevo frito

“Se puede ser generoso dando poco y miserable dando más”. José Narosky

¿Te acuerdas Isa? Aquel verano fuimos de voluntarias a Polonia a un hospital de niños con diferentes problemas: malformaciones fisicas, desequilibrios psicológicos…

El primer día pensé que era incapaz de desempeñar mi labor tenía que bañarles, ayudar a las enfermeras a colocar las vías (los que me conoceís sabeis que no puedo con los pinchazos..) y darles de comer, todo esto en un hospital con unas condiciones mínimas.

Llegué por la noche a nuestra habitación, el colchón eran mantas dobladas por la mitad y por supuesto con chinches, a media noche un ruido nos despertó: una rata.. !Que más me faltaba por  ver! Decidí que había llegado el momento de superarme que estaba allí y lo que no hiciera yo no lo iba hacer nadie. Me levante y fui al hospital sabiendo que todo iba ser diferente no porque cambiarán las cosas, sino porque la que había cambiado era yo. Me tomé hasta la dichosa Jerbata (un té rosa que sabia a rayos pero que las enfermeras nos lo daban como un detalle), y me dí cuenta que podía hacer lo mismo pero sonriendo.

Cuando estaba a punto de finalizar nuestra estancia, los padres de un niño insistieron que como agradecimiento querían invitarnos a cenar, llegamos a las 6.30 (hora polaca). Era uma familia humilde, nos prepararon una ensalada y un huevo frito (para hacer honor a España), cuando terminamos de cenar por no dejar el plato inmaculado y que pensarán que me había quedado con hambre (cosa normal), decidí dejar un trocito de tomate y mi amiga tambien.

Ayudamos a recoger llevando las cosas a la cocina , cuando iba a limpiar los platos en la basura me dieron um cuenco donde pusieron los 2 trocitos de tomate que habían sobrado de nuestros platos y abrieron la nevera para guardarlo,y …  !Estaba vacía nos habían dado todo lo que tenían.!

Me dí cuenta de lo tonta que era, lo heróico no era mi trabajo en el hospital sino aquel huevo frito!

Desde entonces miro cada día como una oportunidad para invertir en la vida, para superarme y sobre todo una oportunidad para crear milagros en la vida de los demás.

Anuncios

3 comentarios en “Lo heróico de un huevo frito

  1. Tia, la mejor experiencia de mi vida. Julio de 1996.
    La pobre Maria López… no? se puso fina de las picaduras de chinches… Cuanto crecimos con aquella experiencia!!! Que vivamos muchas más juntas!!! TQM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s