DESPEDIR UN AMOR

“Concédeme Madre que él y yo seamos muy felices, pero si yo no he de ser mejor por él ni él por mí, estemos algun día juntos en el cielo” J.A.B

Todos hemos sufrido por amor, si el dolor se queda dentro hay una técnica en el psicoanálisis que se llama la silla vacía y consiste en imaginar a que tienes delante a la otra persona y despedirse o simplemente escribiendo una carta, que no tiene porque enviarse. 

En mi caso me veía mas escribiendo que hablándole a una silla y lo hice, y si es verdad cuando Dios cierra una puerta abre una ventana y el aire ha entrado y me ha llenado.

Todo es para mejor y por fin, soy feliz. quizá es uno de los post mas íntimos que he escrito, pero espero poder ayudaros a todos los que lo paséis mal, se puede querer, perdonar, ser feliz y desearle al otro la mayor felicidad.

Y recordad si algo es vuestro dejadlo libre, si vuelve es que siempre fue tuyo, si no es que nunca te perteneció.

La carta decía así:

Hasta hoy no he podido ni siquiera escribirte porque mi dolor era tan intenso que no iba a poder decirte todo lo que quería, prefiero escribirtelo porque por ahora me es muy difícil decirtelo a la cara.
Soy consciente de lo que me has querido, cuidado y amado, aquel niño que conocí me enseño lo que era el amor en su pura esencia.
Para mi lo has sido todo mi mejor amigo, mi confidente y el que yo creía el hombre de mi vida.


Supe desde el primer momento que te enamoraste de mí y me dijiste que para ti el amor era el que el primer y último pensamiento fuera yo y que me veías como la mujer de tu vida y la madre de tus hijos.

Recuerdo tus cuentos y nuestra historia para mí es como uno de ellos pero el final es diferente, te deseo que seas el hombre mas feliz del mundo y que encuentres a la princesita que no dudo que harás feliz

Cuando aquel día te dije que buscaras la felicidad, pretendía acompañarte en ese camino, nunca he necesitado grandes cosas para sonreír me bastaba un buenos días y un desayuno.

Te he querido muchísimo y lo único que deseaba es que fueras feliz y que te valoraras y miraras tal y como te veía.

Sólo quiero decirte un montón de cosas que el día que te fuiste de mi casa no fui capaz de decirte porque por aquella puerta se fue mi vida.

Hasta ese día recuerdo al Niño al que amaba y por el que hubiera saltado al vacío, o compartido todos los atardeceres de mi vida en el faro contigo.

Volviste porque me necesitabas como confidente y el cariño que te tenía pero el reconstruirte a ti, tu autoestima, tus problemas me olvide de mí, lo que me mataba no era el estrés del trabajo, te mentí me sentía responsable de tu felicidad de aquel niño que conocí, me preocupe tanto por ti que no me di cuenta que estaba tirando me piedras contra mi propio tejado, gracias a Dios, a I. G., mi familia y la gente que me quiere que me han ayudado poco apoco salir de una tristeza de tal profundidad, que para mi ha habido casi un año de mi vida en el que moría día a día y solo esperaba que abrieras la puerta de casa.

Lo único es que ya ese Niño para mí no existe, espero pensar que no serás consciente del daño que me has hecho al dejarme sin entender el motivo de como alguien pasa de ser todo a no ser nada, ahora ya no me preocupa.

Como gracias a Dios hoy estoy aquí te lo quiero decir, no por recriminarte, forma parte de algo que te sirva en un futuro.

Aquel día con esa conversacion en el coche, me despedí y y di gracias por el tiempo que habíamos pasado juntos y solo te pedí que no cambiaras, pero ya lo habías hecho, cuando subí a casa de mi abuela entendí que era tu vida o la mía, me partiste el alma me sentí sucia y una cualquiera, nunca me había sentido tan pequeña tan débil y vulnerable.

Ahora lo veo todo diferente caí por amor pero me he levantado y te deseo lo mejor y que seas muy feliz.

Yo me quedaré con aquel Niño para el que era su princesa al que siempre querré.

Te pido que te valores y que no dejes de ser quien eres y que el día que ames no pienses lo que es mejor para el otro si esa persona ha decidido quererte para siempre, no vuelvas hacer daño aunque sea sin darte cuenta, piensa en los demás y vive para ser mejor persona. 

Ya estoy bien no hace falta que te preocupes. No llames, solo necesitaba decirte todo esto, te he perdonado hace mucho y te deseo lo mejor.

Un beso y nos veremos en el cielo 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s