DIAMANTE EN BRUTO

¿Cuántos se dan cuenta de lo que significa vivir, de la importancia de estar aquí y de las grandes posibilidades que tenemos?. Hector Tassinari

Siempre recordaré la película de Walt Disney “Aladdin”  el protagonista era un chico pobre, que vivía prácticamente en las calles, que no tenía educación y que robaba para comer… y que, paradójicamente, era el único capaz de abrir la cueva de las maravillas en donde se encontraba la lámpara, y se refieren a él como un“diamante en bruto”.

Tan pronto como Aladdin tuvo la lámpara en sus manos y se vio a sí mismo convertido en un príncipe, salieron a flote todos sus talentos.  Estos talentos,  no eran producto del deseo de la lámpara, sino de los propios dones y talentos que él guardaba en su interior, pero que no se animaba a dejar salir, pues estaba demasiado convencido de que era “muy poca cosa”.

El diamante se forma a partir de un trozo de carbón, que es sometido de forma natural, a temperaturas y presiones altísimas a profundidades de 140 km a 190 km, hasta que éste se convierte en cristales.  A su vez, la actividad volcánica puede lograr que estos diamantes sean llevados a la superficie de la tierra, por medio del magma, y es por medio de excavaciones que los mineros logran encontrarlos, pero aún después de encontrados, los diamantes no lucen como los encuentras en las joyerías, pues todavía deben de ser limpiados y pulidos, a fin de que se convierta en los diamantes con brillo que todos conocemos.

Hay una metáfora de Brian Weiss acerca de los Diamantes, que dice así:

“Es como si dentro de cada persona se pudiera encontrar un gran diamante. Imaginemos un diamante de un palmo de longitud. Ese diamante tiene mil facetas, pero todas están cubiertas de polvo y brea. La misión de cada uno es limpiar cada una de esas facetas hasta que la superficie esté brillante y pueda reflejar un arco iris de colores.

Ahora bien, algunos han limpiado muchas facetas y relucen con intensidad. Otros sólo han logrado limpiar unas pocas, que no brillan tanto. Sin embargo, por debajo del polvo, cada persona posee en su pecho un luminoso diamante, con mil facetas refulgentes. El diamante es perfecto, sin un defecto. La única diferencia entre las diferentes personas es el número de facetas que han limpiado. Pero cada diamante es el mismo y cada uno es perfecto. Cuando todas las facetas están limpias y brillen en el espectro de la luz, el diamante volverá a la energía pura que fue en su origen. La luz permanecerá.”

Reconoce la grandeza que hay en tí y valora lo que te hace diferente de los demás; tú ya eres un príncipe o una princesa, sólo necesitas creerlo para que el resto suceda, de forma natural, como ocurre con ese humilde trozo de carbón.

Anuncios

Un comentario en “DIAMANTE EN BRUTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s